30 de set. 2012

Palladio. Biografía


Andrea di Pietro della Gondola nació en Padua el 30 de noviembre de 1508. De niño trabajó como aprendiz con el maestro cantero Bartolomeo Cavazza y en 1524 se trasladó a Vicenza, al moderno taller de cantería de los «maestros di Pedemuro». Entre 1524 y 1540, su vida cambió totalmente: estableció contacto con artistas como Valerio Belli y con el gran humanista y erudito Giangiorgio Trissino, que se convirtió en su mentor y mecenas. Fue éste el que le dio el apelativo de Palladio, una evocación al mundo clásico y a Palas Atenea, la diosa de la Sabiduría.

A lo largo de las dos décadas siguientes visitó Roma hasta en cinco ocasiones, donde estudió las grandes construcciones de la arquitectura antigua y ejemplos contemporáneos de Rafael, Bramante y Peruzzi. Su primer viaje data de 1541 y el último, de 1554, y todos ellos le marcaron profundamente. En Roma, Palladio aprendió a dominar la escala de dimensiones que iba a distinguir sus obras.

Absorbiendo la experiencia romana desde su particular visión personal y combinándola con la tradición y la práctica locales, inició su programa para modernizar la arquitectura urbana y rural de los aristócratas vicentinos. Así, adoptó elementos inspirados en los modelos romanos, como la situación de columnas y ventanas a intervalos regulares, en el palacio Porto (1542) y el palacio Chiericati (1550), por ejemplo.

Por otra parte, el gran atractivo y la viabilidad económica de las villas rurales llevaron a Palladio a adoptar un nuevo enfoque para la planificación y el diseño de las residencias rústicas, que unía las dependencias domésticas y las dedicadas a las labores agrícolas, y trataba todos los elementos de la villa como objetos de diseño arquitectónico.

Palladio. Basílica de Vicenza
La década de 1540 termina para Palladio con el importante encargo de remodelar el edificio gótico del Palazzo della Ragione de Vicenza, que envuelve con una logia de piedra blanca en la que la elegancia rítmica y la interpretación de la luz y del espacio se combinan para crear una noble proclama civil: a partir de entonces, sería conocido como «la Basílica», en alusión a los edificios de la antigua Roma donde se negociaba y se hablaba de política. Finaliza así su periodo ecléctico, marcado por la evolución de su lenguaje y la experimentación constante, y empieza a trabajar para las poderosas familias de Venecia.

A la muerte de su mentor Giangiorgio Trissino en 1550, Palladio se acercó a otro distinguido intelectual, Daniele Barbaro (1513-1570), eclesiástico y miembro del rico patriciado veneciano. Éste lo invitó a ilustrar su nueva traducción comentada (1556) de los Diez libros de arquitectura de Vitruvio; y, junto con su hermano Marcantonio (1518-1595), político y diplomático, le encargó la reconstrucción de la villa Barbaro en Maser a principios de la década. La villa Barbaro está considerada una de las mejores obras de Palladio, con interiores decorados al fresco por el Veronés, y representa ese nuevo tipo de villa-granja con el edificio residencial flanqueado por las dependencias agrícolas y los palomares.

Palladio. Il Redentore. Venecia
El contacto de Palladio con los hermanos Barbaro en la década de 1550 le reportó nuevos mecenas y numerosos encargos eclesiásticos en Venecia, en los que pudo aplicar soluciones arquitectónicas innovadoras: reconstruyó la fachada de San Francesco della Vigna, diseñó el refectorio y la iglesia de San Giorgio Maggiore (1565) y, años más tarde, Il Redentore en la Giudecca (1577).

La relación de Palladio con sus mecenas venecianos y vicentinos continuó hasta el final de su trayectoria profesional. En Venecia intervino en grandes proyectos no materializados, como sus propuestas para el nuevo puente de Rialto (después de 1566) o para un nuevo Palazzo Ducale tras el incendio de 1577, y aplicó a las villas y palacios las soluciones constructivas de sus proyectos eclesiásticos venecianos.

Palladio. Villa Barbaro
También siguieron influyendo en su obra las lecciones aprendidas del estudio de las obras de la antigua Roma, decisivas para su nuevo lenguaje en la arquitectura civil. Su minucioso análisis de termas y templos romanos inspiró los proyectos del Palazzo Barbarano de Vicenza (1568/9-75) y el Tempietto de Maser (1580). Otra de las cimas del arquitecto fruto de las investigaciones que llevó a cabo durante las décadas anteriores es la iglesia del Redentore. En la fachada, la estructura de los espacios internos se proyecta sobre un solo plano con una lucidez sin precedentes.

En su último gran proyecto, el Teatro Olímpico de Vicenza (1580), Palladio se basó en la descripción vitruviana del teatro romano y en la reconstrucción del teatro de Verona. El arquitecto falleció cinco meses después de iniciar las obras, en agosto de 1580, siendo consciente de que había conseguido crear un nuevo lenguaje arquitectónico: «Estoy seguro de que me considerarán muy afortunado […] por haber conocido a caballeros de tan noble y generosa mente y excelente juicio, que han escuchado mis razonamientos y han abandonado la anticuada forma de construir sin gracia ni belleza».

Font: La caixa. Obra social


Cap comentari:

Publica un comentari